Atención sanitaria en residencias: ¿pública o privada? 2

>>>>VIENE DE LA ENTRADA ANTERIOR>>>
La directora nos miró con disimulo y respondió: "Pues no vienen porque no quieren. Y he llegado a la conclusión de que no quieren después de ir al centro de salud y hablar con los coordinadores médico y de enfermería y de que me enviaran a hablar médico por médico y enfermera por enfermera, y dejaran a su libre decisión el venir a la residencia, con el único criterio de si les apetecía o no". El anciano solo pudo bajar la cabeza y cogerse la frente con una de sus arrugadas manos, tras lo cual salió de la enfermería despacio como si estuviera empujando las palabras que había oído dentro de su cráneo.
Esta situación se está viviendo actualmente en casi todos los centros residenciales de España. Sería injusto por faltar a la verdad afirmar que esto es así en todos en el mismo grado. En algunas Comunidades Autónomas van a veces a ver a sus pacientes y en otras como en Murcia no van NUNCA. Me han comentado algunas personas de confianza que trabajan en residencias de ancianos, que incluso hay médicos que siendo los de referencia de los mayores que en estas viven, cobran un sueldo de las entidades por ir personalmente a estos centros. Este sería un ejemplo claro de que determinados médicos están cobrando dos veces por atender al mismo anciano: una por la cantidad que perciben mensualmente de la Administración Pública en materia sanitaria por tener a este anciano en su cupo de pacientes, y otra de la dirección de la residencia por ir a verlos personalmente.
Llegados a este punto, los profesionales de medicina y enfermería suelen responder diciendo que las residencias privadas cobran este servicio a sus clientes y que por tanto no tienen motivos para estar sujetos a dicha obligación. A este respecto, y a título informativo, caben una serie de apreciaciones, a saber: la primera, es que hay que saber diferenciar entre competencias según la normativa vigente. Me explico. La Ley General de Sanidad (Ley 14/1986) habla de la gratuidad y universalidad de la atención sanitaria en España; desde este punto de vista, los médicos y enfermeras de la Administración Pública son retribuídos, muy bien retribuidos, precisamente para garantizar el libre acceso y atención de TODOS los españoles, y extranjeros, tengan la edad que tengan, a los servicios de salud PUBLICOS; estos profesionales no tienen competencia alguna para decidir si van o no van al domicilio habitual del paciente, siempre y cuando el anciano no pueda desplazarse al Centro de Atención Primaria (CAP). Segundo, y queriendo despistarnos un poco de la anterior norma, la mayoría de las normativas regionales consultadas en materia de Servicios Sociales (entre ellas el Decreto 69/2005 de la CARM) especifican claramente que, por un lado, las organizaciones residenciales están obligadas a facilitar el acceso de las personas que atienden a los servicios de salud, públicos y/o privados, a elección del propio anciano, pero nunca por decisión del médico y/o enfermera de los CAP; y por otro lado, las normativas autonómicas refieren en su mayoría las funciones específicas que deben desempeñar los médicos y enfermeras que deben contratar, las cuales, por cierto, no pueden ni deben suplir nunca a los servicios sanitarios públicos ni invadir competencias de otras Administraciones Públicas de Salud. Y tercero, en los tiempos que corren hay que empezar a saber diferenciar entre organizaciones privadas con ánimo de lucro y sin ánimo de lucro, aunque para el caso que tratamos nos dá igual; tanto en la una como en la otra el personal de la residencia, incluídos médico y enfermeras, son retribuídos con dinero que previamente ha abonado al anciano, por lo que este último paga hoy por la sanidad que ayer, antes de ingresar en la residencia, le resultaba gratuita.
Y mientras nosotros y nosotras, pobres mortales que todavía no nos hemos mentalizado que algún día día estaremos en el mismo lugar que ahora ocupan nuestros padres y abuelos, podemos quejarnos de esperar un par de meses más para operarnos o de pagar un tanto por ciento más por los medicamentos que nos prescribe nuestro médico; médico al que por cierto solo debemos pagar una vez, con nuestros impuestos. Mientras esto pasa, digo, nuestros abuelos y padres están pagando un porcentaje por los medicamentos, y 5 euros por ambulancia, y un co-pago por vivir en una residencia o ir a un servicio de centro de día, y están pagando un servicio sanitario en las residencias de su propio bolsillo por que los mismos médicos que nos atienden a nosotros NO QUIEREN ir a visitarlos a su nuevo y no elegido hogar, la residencia de ancianos.
Ahí queda eso amigos/as.

Comentarios

  1. Como Diplomado en enfermería que soy, con no mucha pero si suficiente experiencia en Atención Primaria como para percibir y sacar conclusiones de la forma de pensar de los profesionales que conforman el equipo médico-enfermero y con más experiencia en el mundo de las residencias de gestión privada, concluyo que la base del problema radica según desde la perspectiva que lo afrontemos.
    Si nos ponemos en el lugar de los profesionales de la AP y teniendo en cuenta como bien explicas, lo que divulga la ley vigente, nos encontramos en un panorama en el que la negativa de estos profesionales de ir a visitar a sus pacientes a su nuevo hogar, la residencia, (diferenciar residencia de geriátrico) tiene su fundamento en el desconocimiento de sus obligaciones y lo que es peor, en que sus dirigentes tienen el mismo o más desconocimiento a veces que ellos. Esta idea no debe ser generalizada y extrapolada a todos los CAP ya que cada centro está coordinado por una persona con sus propias ideas y pensamientos que raramente se verán influidas por directrices superiores a la hora de si acceden a ir a prestar sus servicios o no a las residencias, por lo que será más bien una decisión propia tomada en cada centro de salud.
    He tenido la suerte o no de escuchar tantos comentarios con más o menos acierto de los profesionales de la sanidad pública respecto de las residencias que me sorprende más el desconocimiento y poco fundamento de los comentarios que las propias barbaries dichas. Por esto, no encuentro rareza alguna cuando algún compañero trabajador de la sanidad pública y acomodado muchos años en su puesto laboral que nadie le va a “quitar” se niegue a ir a prestar sus servicios a una residencia y menos aún si los que ocupan escalones superiores no se lo exigen.
    Otra razón en la que se pueden escudar, también errónea para no prestar su servicio en residencias es la de “evitar meterse en el trabajo de otros…” Es decir, “si en la residencia hay enfermera, ¿para qué voy a ir yo entonces?, sería meterme en el trabajo de otra compañera.” Lógicamente esta razón es mucho menos frecuente porque la mayoría de los profesionales parten de la base del “NO” rotundo y no dan pie ni posibilidad a que se cree esta situación.
    Mirándolo desde el punto de vista de un trabajador de la residencia, soy consciente que lo que la ley exige a los gestores privados en materia de personal sanitario son unas pocas horas al día de servicio. Suerte que haya asociaciones gestoras en las que sus principios éticos, compromisos y políticas primen sobre el ánimo de lucro, y algunas residencias puedan presumir de no dejar al descubierto ni una hora en ausencia de personal sanitario, ofreciendo a sus residentes una elevada calidad asistencial a pesar de las trabas e inconvenientes que puedan surgir del sector sanitario público, el cual deja duda a lo que dice su nombre, ¿público o privado?

    Enhorabuena por tu excelente reflexión Carmelo.

    ResponderEliminar
  2. Despues de leer la reflexión de Pedro y a continuación el comentario de Pedro me quedo alucinada, es decir, que segun la Ley de Sanidad 14/1986, los médicos y enfermeras tienen la obligación de prestar atención sanitaria a todo el personal que tengan adscrito (estén donde estén, ya sea en su casa como en otra casa más grande llamada residencia)y no lo hacen y no pasa nada, pues además sus jefes y coordinadores de área les dan la elección de hacerlo o no. Entonces, ¿quién debe decir a estos profesionales que cumplan con su obligación? Si fuera la visita a cualquier profesional (abogado, arquitecto...)se podría entender, pero ¿al médico? que vamos por necesidad....es alucinante!!
    Como he leido en la reflexión, ahora que está tan de moda hablar del copago, las pensiones y demás, uno de estos mayores toda la vida cotizando para tener un servicio médico a su disponibilidad y de la noche a la mañana por ocupar plaza en una residencia desaparece.
    Auqeu suene duro, creo que si esto saliera en las noticias o algo parecido mucha gente pensaría:"qué quieren estos ahora? si están mejor que quieren"....claro son personas mayores!!! Se nos olvida que todos (esperemos) llegaremos a ser mayores y como no vayamos allando un poco el camino, el panorama que nos espera no es muy alagador.
    Y estoy totalmente de acuerdo con Pedro con no poner a todos en el mismo saco...conocemos residencias con plazas públicas y privadas en las que se presta un excelente servicio tanto de médico como de enfermería, buscando tener todas las horas cubiertas con el personal adecuado y muy bien formado.
    Susi Andreu

    ResponderEliminar
  3. Hola Carmelo, felicitarte porque me parece muy oportuna la reflexión que has expuesto.
    La Ley 69/2005, de 3 de Junio de la CARM, establece en el anexo 1, artículo 2.2.14 que “Los usuarios tendrán acceso a los recursos sanitarios públicos sin perjuicio de la existencia de otros recursos sanitarios”, y como bien comentas y desde mi propia observación desde que desempeño mi labor profesional en residencias, no creo recordar haber visto en la residencia a ningún profesional sanitario de atención primaria que haya ido a visitar a nuestros mayores, es el equipo sanitario del centro el que proporciona esta atención. Sin embargo, como bien se comenta, cuando una persona que se encuentra en su domicilio “particular” no puede ir al médico por diversas patologías o porque es una persona mayor, el equipo de atención primaria de la zona hace visitas domiciliarias atendiendo así a la persona en su entorno, y entonces… pensando y reflexionando en todo lo que has comentado me pregunto ¿No son los centros residenciales viviendas?. Si la asistencia sanitaria es gratuita y universal para todos ¿No se merecen nuestros mayores está atención primaria por parte del equipo primario de la zona? Yo no he visto que en ningún documento ponga lo contrario, pero… ¿Qué pasa entonces?. No entiendo que igual que se sacan leyes para nuestros ancianos en las que se aprueban diferentes copagos, y aquí sí piensan en ellos, no controlen de una manera más exhaustiva la atención sanitaria primaria pública de los ancianos en centros residenciales, y que efectivamente comprueben que se están llevando a cabo los principios que establecen las leyes citadas anteriormente. Como bien comentas Carmelo, es el anciano el que debe de elegir, lo que pasa que esta decisión queda “ligeramente” mermada si se encuentra en la residencia.
    Pilar Sánchez

    ResponderEliminar
  4. Ana García Granero27 de enero de 2013, 21:12

    He estado leyendo vuestros comentarios y bueno, intento analizar la información desde el punto de vista de un profesional que trabaja en el sector sanitario privado y en el público. En primer lugar, sinceramente creo que la mayoría de los profesionales que desarrollan su actividad en centros de atención primaria ni siquiera se han llegado a plantear alguna vez la mera posibilidad de que quizá estén obligados a prestar su atención también al ciudadano que vive en residencia, es como si se diese por hecho que aquello no les pertenece..., y supongo que en esa cuestión somos culpables todos los que alguna vez trabajamos o hemos trabajado en estos centros y damos por sentado que de la forma en que son las cosas es como tienen que ser, pero obviamente aún me parecen más culpables los grandes dirigentes que no se ocupan de acercar esta realidad a los profesionales, tanto a los que la desconocen como a quienes prefieren obviarla.Creo que si una mínima cantidad de presupuesto se destinase a puestos encargados de comprobar que los profesionales de los centros de atención primaria cumplen rigurosamente con sus horarios y tienen agendas de trabajo aceptables, quizá se maximizaría mucho más la jornada de cada profesional y puede ser que así dispusiesen de tiempo para atender a los que los necesiten en residencia. Eso sí, cuando desde la propia empresa privada se contrata a personal médico y enfermero, no se contribuye en cierta manera a que ciertas cosas se continúen dando por hecho?

    ResponderEliminar
  5. Hola Ana. Me ha encantado tú comentario. Como siempre tan acertada...
    Por alusiones a tú pregunta creo que puedo responderte con cierta claridad. Una entidad no lucrativa como una residencia de ancianos gestionada por una asociación o fundación, nace de las antiguas casas de beneficencia y de los asilos. Esto hace que el espíritu que las anima es la entrega al objeto de su sentido: los ancianos. Por este motivo ante la disyuntiva de si esperar a que vengan de los centros de salud a atender mínimamente a los ancianos o atenderles ya esperando que antes o después vengan de este centro, definitivamente nos decantamos por la segunda opción. Es comparable a pensar que Caritas, o Cruz Roja o Mensajeros de la Paz no ofrecieran los necesarios servicios y prestaciones que ofrecen esperando que la situación sea resuelta por las Administraciones Públicas. La cuestión es la vulneración del derecho a la igualdad en el trato que se merecen los ancianos respecto al resto de población no anciana. Esto es una cuestión de conciencia moral y deontológica de las profesiones sanitarias y humanistas, cuya misión desde mi humilde punto d vista es entregarse cada día a cada hora al que tienes enfrente, o sea al anciano.
    Lo dicho: muchísimas gracias por tú comentario. A ver si es el primero de muchos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me parece muy acertada esta reflexion y los comentarios que han derivado de ella. Es vergonzosa la actitud de la mayoria de trabajadores de los CAP, y digo CAP porque es a lo que se ha hecho referencia pero bien entraria en este cupo los hospitales, clinicas, parece que cuando acudes a ellos les molestas, te tratan como si te estuvieran haciendo un favor. Y señores no, ES VUESTRO TRABAJO Y OS PAGAMOS (con nuestros impuestos) POR ELLO, para que nos trateis con respeto y amabilidad. Porque la amabilidad unicamente sale a flote cuando te presentas "soy compañera, soy enfermera, soy auxiliar o soy medico". ¿Que pasa que los demás no merecen el mismo trato?Y lo digo como enfermera y como usuaria de esos centros. Me enerva ver gente que simplemente va a trabajar para cobrar a fin de mes, que ya no les gusta su trabajo(o quizas nunca les gusto, simplemente era la carrera que tenia mas salida), que sean capaces de estar de tertulia varios profesionales en una consulta y gente fuera esperando a ser atendidos. Gente que oye las risas o como discuten, que ve como entran y salen y ellos esperando una hora. Para mi no son profesionales, son incompetentes. Y la culp a de quien es, pues de sus jefes, supervisores, que estan igual o mas hartos de hacer lo mismo todos los dias, de ver la misma gente, y que por lo tanto, si su actitud es esa ¿como va a exigir algo a los que estan bajo su responsabilidad?haria falta un gran toque de atencion, en general, a toda la sanidad: hospitales, CAP, clinicas,... No puede ser que porque tengas tu plaza, porque seas fijo, hagas lo que quieras y cuando quieras.
    Y respecto al tema de los CAP y las residencias, es que no sabria por donde empezar. Primero, el suministro de material es una batalla constante, te dan las sobras prácticamente y dando gracias y no reclames porque encima es que gastas mucho. Me gustaria saber como curan, porque ellos pueden tener alguna ulcera, alguna cura especifica o alguna urgencia y no ven a todo su cupo de pacientes todos los dias.Pero es que nosotros tenemos una casa con casi 90 personas o mas y que vemos todos los dias, las 24 horas, personas dependientes, personas frágiles que con el mínimo roce su debilitada piel se lacera, personas autónomas que si sufren una herida acuden a nosotros. Si todas esas personas estuviesen es sus casas , con una gasa y poco de betadine o "mircrobina", como dicen muchos de ellos,se curarian y no acudirian a su centro de salud;pero es que nosotros somos su casa y somos los que debemos proporcionarles esa gasa y ese betadine. Segundo, el que acudan o no a la residencia para llevar, como lo hacian en su dia, un seguimiento de sus pacintes: de su HTA, DM, herida, demencia, sintrom... ¿Porque no? ¿Porque se deja a libre eleccion algo que es de su competencia profesional? De acuerdo, acepto que desconozcan que es su obligacion, ¿pero es que nadie se ha preguntado que a sido de ese abuelito que venia a tomarse la tension?¿ o ese al que iba a ver a su casa porque ya no podia bajar las escaleras? Y si lo han hecho y le han dicho "ingresó en la residencia de aqui al lado",¿porque no mantiene ese seguimiento? Si sigue perteneciendo a su cupo, no se ha traslado ni a fallecido, no es una baja, y seguramente su visita le ayudaría en la adaptación, ver a su enfermero, a su medico, haria que el cambio no fuese tan brusco: casa nueva y gente nueva.Pero la comodidad prima ante la asistencia de calidad. Y tercero, estoy de acuerdo en que los mismos profesionales de las residencias favorecemos esta situación, les quitamos analiticas, cultivos, sintrones, heridas, glucemias, tensiones... Se lo hacemos todo. Y el médico igual, es el que lleva todo el seguimiento de sus patologias y medicación. Y entonces cuando acudes al CAP a por recetas te preguntan que porque toma esto o lo otro poniendo mil trabas para extenderlas, pues haber ido usted señor/señora a ver a su paciente regularmente como antes hacia cuando estaba en su domicilio, y lo sabria.

    ResponderEliminar
  7. Después de todo esto, si fuera gerente de una residencia privada, si podría pelearme y pelearme para que acudiesen esos médicos y enfermer@s, pero vista la actitud en general de éstos ¿cuál sería la atención que recibirían mis usuarios? No me arriesgaría, preferiría contratar a mis propios sanitarios que quizás esten más motivados.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Objetar es humano

Culpables por amar...

Humanizar las emergencias no es sedar