Soledad iluminada

Fuente: http://krnslv.blogspot.com.es/2010_11_01_archive.html
Soledad iluminada. 
Extraída del blog http://krnslv.blogspot.com.es/2010_11_01_archive.html
El invierno es una de esas épocas del año en las que uno se siente un poco más sensible que en otras. No es que seamos mejores personas, no es eso, ni mucho menos. Pero no podemos negar que la escasez de luz, acompañada de unas temperaturas que invitan a quedarse en casa, nos predisponen a una cierta reflexión interior; supongo que un motivo podría ser que no tenemos otra cosa que hacer...
Pero en el caso de las personas mayores el invierno es, además de una época de recogimiento, una causa de encierro en el hogar. Durante estos días hemos podido ver en la televisión cómo una señora mayor moría en su casa debido al incendio producido en la misma por una vela. El que fuera una vela obedecía a que a la señora le habían cortado la luz por no poder pagarla. Salvando las distancias, esta triste noticia se ha convertido de nuevo en un circo. Es un espectáculo al que preocupantemente nos estamos acostumbrando. Y no me refiero a la muerte de ancianos, que ya es triste, sino al hecho de que políticos y politiquillos hagan de esta desgracia parte de sus programas de campaña o elemento imprescindible de su despliegue de marketing. Salía uno de estos diciendo que la culpa de que la señora hubiera muerto era de la empresa de la luz. La cuestión no era que lo dijera este homo non-sapiens sin más, sino el hecho de la cantidad de palmeros acéfalos que le secundaban. Que conste que estas empresas de la luz, cualquiera de ellas, me parecen de una desvergüenza infinita, pero vicio este que muestran porque otros desde más arriba les permiten hacerlo. Que las deudas en las facturas de la luz de un gobierno, sea del color que sea, la paguemos otra vez los habituales pues siempre te cabrea; pero de ahí a tacharlas de "asesinas de ancianos" va una diferencia abismal.

Algo pasa con los ancianos que trasciende del gozar de luz eléctrica o tener un brasero de picón, como mi abuela ha tenido desde siempre. ¿Qué es lo que pasa entonces con aquellas personas mayores que teniendo luz eléctrica mueren por un incendio provocado por un brasero eléctrico? probablemente los politiquillos de los que les hablaba anteriormente culpabilizarían a la empresa fabricante de los braseros y al gobierno, ya de paso, por no garantizar que cada ciudadano tenga un "brasero digno".

En mi humilde opinión, la causa de estos eventos tan trágicos no reside en los medios por los cuales los mayores mueren: una vela, un brasero en mal estado, mala combustión de gases de una estufa catalítica, etc. Para mi la causa ha anidado en el olvido social de los mayores. Vivimos en un mundo en el cual siempre es invierno para los ancianos. Se encuentran solos rodeados de gente. No sabemos que junto a nosotros vivía una anciana sola hasta que alguien nos dice en la portería que se la han encontrado muerta, y que por lo visto ya estaba así desde hace días.

La solución está precisamente en la tutela del Estado. Si al parecer algunos nos olvidamos de nuestros semejantes mayores, aun viviendo junto a nosotros, es el Estado, con nuestros impuestos por supuesto (y no es ironía), el que debería hacerse cargo de ciertos mínimos. Entre esos mínimos debería estar el asegurarse de que en las viviendas en las que viven mayores solos hayan los mínimos para vivir con dignidad: agua caliente, luz eléctrica, calefacción o climatización (desde un ventilador si se quiere a un aparato de aire acondicionado si se precisa), entre otros recursos. No es posible que los parados de nuestro país sin subsidio de desempleo puedan tener medicamentos gratis y los ancianos con pensiones paupérrimas tengan que pagar los suyos, aunque le devuelvan parte de estos gastos tarde, mal y nunca. Y no es que ponga a los parados después de los ancianos, sino precisamente los equiparo en cuanto a la obligación del Estado de velar por los que menos tienen, si es que tienen.

La muerte de esta señora podría haberse evitado, sí, pero no solo por no haberle cortado la luz, sino porque debería haber alguien que se hubiera preocupado de qué necesitaba, insisto, como mínimo. ¿necesitaban esos mayores que murieron calcinados por la combustión de un brasero viejo luz eléctrica? claro que no. Aun teniéndola murieron como la que no la tenía, esto es, calcinados.

Lo que necesitaban y necesitan muchos de ellos es no sentirse solos, que no es lo mismo que nos estar solos. Nuestros mayores se sienten solos rodeados de gente porque no se les hace caso. La solución no es llevarles a una residencia por soledad. La solución más humana es que vivan sus vidas sabiendo que al menos el Estado se preocupa por ellas. 

Se puede tener luz alrededor y estar en la más absoluta soledad. Soledad iluminada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Objetar es humano

Culpables por amar...

Humanizar las emergencias no es sedar