De "abuelicos" y Boticas

La atención sanitaria de personas mayores en residencias ya ha sido tema -inacabado- de  conversación en este blog. Por cierto ha sido de los temas que mas han llamado la atención de los seguidores. La verdad, siempre me he centrado en la relación médicos y enfermeras de la atención -o desatención- pública. Pero desde hace unos meses ha entrado en juego en este tablero tan complicado un grupo profesional que nadie pensaba que lo haría, por su tradicional alejamiento de intereses comerciales mas allá de los meros producidos por su propia actividad empresarial individual: los farmacéuticos.

A los que trabajamos en el sector de personas mayores nos ha sorprendido que después de muchos dires y pocos diretes, al final vaya a salir adelante la publicación y puesta en marcha de los preceptos de un decreto que regulará la atención farmacéutica en las residencias y centros de día. Y estas instituciones no solo de personas mayores sino de todos aquellos servicios sociales donde se realice atención "sanitaria especifica".

Hay varios puntos a destacar para la reflexión, y sin entrar todavia demasiado en ellos, el primero   podría ser que narices pinta un farmacéutico en una residencia. Pues bien, al parecer hay normativa nacional que obliga, y me parece muy bien, a regular la atención farmacéutica que se da en algunos establecimientos. La cuestión es porqué ahora y la forma  como se va a hacer. Pues al parecer la expresión que marca la iniciativa es "buena fe". Supongo entonces que el hecho de que los médicos y las enfermeras de Atención Primaria no quieran ir a atender a sus pacientes de las residencias, será lo contrario de la buena fe, es decir, mala fe chulesca. Lo que me escama mas que nada es el enorme interés por que un farmacéutico vaya a una residencia a "dispensar" durante 24 horas medicamentos que necesariamente no tiene porque proveer, o sea vender, el mismo sino otro farmacéutico. Se dice que este nuevo servicio no va a costar nada a las residencias y a los centros de día, ya sean de ancianos o discapacitados, porque este decreto que esta a punto de cumplir las semanas de gestación así lo establece. ¿En serio? No termino de creérmelo. Si no va a pagar la institución donde se va a prestar el servicio, ¿quien va a pagarlo? ¿Los mismos que les deben meses y meses de euros?. Yo creo sinceramente, que de manera encubierta se encuentra la voluntad de algunos farmacéuticos de condicionar la  compra de medicamentos de los ancianos y discapacitados que utilizan las residencias y los centros de día. 

La cuestión llegados a este punto, no si es hay buena fe, o si van a dejar, o no, extender el negocio de venta de medicamentos, llamada también atención farmacéutica, a centros muchas veces olvidados por la Administración Publica en materia de Sanidad, sino si van a tener en cuenta los derechos fundamentales, o sea constitucionales, de los ancianos y los discapacitados. ¿Podrán los ancianos comprar como hasta ahora los medicamentos donde les oferten mejores condiciones?¿podrán ejercer sus obligaciones de tutela los tutores legales de los ancianos y discapacitados con deterioro cognitivo?. Nos dicen que si. Ya os digo yo que habrá que verlo. Os informare cuando se ponga esta nueva "norma" en marcha.

No voy a entrar en este blog, de momento, en la curiosa expansión de algunos farmacéuticos hacia servicios tradicionalmente provistos por otros profesionales sanitarios, tales como la educación sanitaria en exclusiva, o la conversion de productos de parafarmacia en medicamentos con prescripción facultativa cuando empiezan a funcionar muy bien. Lo que si creo que debo a hacer es empezar a alertar de la excesiva influencia política y económica que un un sector cada vez mayor de un gremio tan admirado por mi como es el de los farmacéuticos esta mostrando en los últimos tiempos. Así que ¡¡¡¡atención, que vienen los boticarios!!!!.

Ahí queda eso....

Comentarios

Entradas populares de este blog

Objetar es humano

Culpables por amar...

Humanizar las emergencias no es sedar