Duros a cuatro pesetas...

Esta mañana me he tomado el primer café leyendo una noticia, que en principio, parece muy esperanzadora. Por fin nuestro Gobierno va a tomar medidas para favorecer a las "personas de cierta edad". Las medidas van a consistir, de momento, y según ha anunciado el ministro Montoro en un foro de asesores fiscales, en disminuir la carga tributaria que estos ciudadanos actualmente soportan en forma de IRPF. El enlace de la noticia es el siguiente:
http://www.elmundo.es/economia/macroeconomia/2017/11/16/5a0db88546163f082a8b45d8.html

No puedo dejar pasar por alto algunas reflexiones en relación a numerosas dudas que me han surgido a este respecto.

En primer lugar, me resulta muy relevante aquello de tomar estas medidas ahora, más si cabe cuando se supone que no se van a materializar hasta, al menos, 2019. Me huele a elecciones, aunque sean las de Cataluña, que en definitiva se han convertido en un tentadero de unas próximas elecciones nacionales. Posiblemente, desde algunos partidos de extrema izquierda se lo hayan dejado muy fácil al señor ministro, ya que no hace mucho su coletudo portavoz hablaba en términos de excluir a los mayores de ciertos foros importantes, como por ejemplo, unas elecciones; así, de paso, ya me quito las moscas de los partidos de derecha que según el CIS son votantes de mediana y avanzada edad. Cuando se habla de esta manera, se pone muy fácil el discurso a aquellos que elaboran su programa electoral partiendo de las propuestas de corporaciones políticas contrarias.

En segundo lugar, me choca lo de "cierta edad". ¿¿a qué población hace referencia el ministro Montero en concreto??. No define siquiera la edad a la que se empezaría a tener en cuenta. Sí sabemos, según ha indicado el periódico que lo ha publicado, que afectaría a aquellas personas cuyos ingresos en renta no lleguen a los 14.000 euros. Se puede deducir de esta información que para cobrar esta cantidad se debería ser mileurista, si computamos la prorrata de las pagas extras, aunque rozando los novecientosuristas si cobran 14 pagas en lugar de 12. Es decir, casi toda la población. Entonces, no nos queda otra que volver otra vez a lo de cierta edad. Supongo que se quiere referir a personas mayores, pero ¿de qué edad?. Yo no conozco a casi nadie que sea mayor y pensionista que cobre más de 9.600 euros anuales, de hecho cobran menos, salvando contadas excepciones (militares, ministros, diputados, empresarios, etc). Pero claro, teniendo en cuenta que no hay obligación de hacer la renta cobrando esa cantidad, ¿de qué disminuciones se van a beneficiar?. Esto suena a canto de sirenas... Entonces, solo nos queda pensar que se trate de personas de entre 55 y 65 años, antes de cobrar la pensión, pero que no se haya podido beneficiar de las mejoras salariales fruto de la antigüedad laboral y que le llevaría a cobrar más de 14.000 euros al mes; es decir, que se trataría de mayores de 55 años que fueran mileuristas como mucho. Recordemos que en nuestro país, hace no mucho se publicó que el paro entre los mayores de 55 años había subido un 337% (sí, ha leído bien, tiene 3 cifras). Por otro lado, cuando este señor habla de "cierta edad" suena que habla de los de su generación, y utiliza esa expresión por aquello de no sentirse "casi jubilado". Manda narices oye...

Además, me ha llamado la atención este tipo de medida y no otras, como subir las pensiones, por ejemplo. Estamos hartos de que nos digan que, tanto los de un partido como los de otro, han estado metiendo la mano (y la siguen metiendo) de manera indiscriminada a la Caja de las pensiones de este país y que nadie haya hecho nada al respecto. Cada vez vemos más claro los de mi generación (los nacidos desde 1965 hasta hoy) que vamos a tener que trabajar más años, y ello posiblemente sin poder beneficiarnos de nuestras pensiones, nuestra última esperanza de justicia tras una vida entera dedicada a aportar a esa Caja que, repito, otros están vaciando. Esos mismos que tienen pensiones vitalicias casi millonarias cuando abandonan, o los echan de sus cargos políticos, casi siempre por robar, por cierto. Por lo tanto, si el tema de las pensiones no está en el horizonte más próximo de la mejora social que han debido promover los políticos se entiende que cuando Montoro habla de cierta edad no se refiere, desde luego, a los mayores.

Para terminar de desahogarme con esto, a modo de desintoxicante, me viene a la memoria la imagen reciente de dos mayores en una residencia. Él casi ochenta. Ella casi cien. Hijo y madre respectivamente. Ella se fue a vivir al centro para cuidar de su hijo que acababa de pasar un cuadro patológico agudo que le complicó mucho su capacidad funcional. Ellos son un ejemplo de amor y solidaridad. Juntos hasta el final. Eran otros tiempos, donde lo que primaba era el bienestar de la familia. Esa misma familia que ahora está en riesgo por determinadas maneras de hacer política señor Montoro. De esa generación he aprendido que nadie da un duro por cuatro pesetas señor ministro. A ver si usted entiende ya que no nos pueden timar más ni tomarnos por tontos...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Objetar es humano

Culpables por amar...

Humanizar las emergencias no es sedar