Aire..., por favor aire.... para estos mayores

Hace un par de meses que me he despistado a la hora de subir alguna entrada a este blog, pero no ha sido por falta de ganas, no, más bien por exceso de "entretenimiento laboral".

La prensa escrita, o más bien la versión digital, nos regala de vez en cuando alguna píldora informativa difícil de digerir, por lo que seguro que habréis estado más que entretenidos.

En cualquier caso, y aprovechando el parón estival, con estas calores y sofocos, me ha venido a la cabeza la última ocurrencia de algún "pensante" de la administración pública sanitaria. Hace cosa de tres o cuatro meses en una residencia conocida la directora recibía la llamada de una chica muy amable, de parte de la empresa proveedora de concentradores de oxígeno, para comunicarle que en breve se suspendería el suministro de las balas de oxígeno que se proveen junto con cada concentrador para reducir costes. Así, a quemarropa. A esta, no podemos negar que estimulante llamada, la directora en cuestión le respondió sabiamente, sin entrar en disputas ni sofismos, pidiéndole por escrito dicha comunicación, y haciendo especial hincapié en señalar la normativa según la cual se le puede negar a un anciano el suministro de oxígeno. La chica, creo que en acceso de sinceridad y buena consciencia dijo que ella pensaba que eso no estaba bien pero que sus jefes le habían ordenado que llamara a las residencias para decirles este disparate.

Tras esta "sugerente" conversación han pasado cuatro meses sin que los proveedores de oxígeno, de concentradores y de balas, hayan retirado ni una sola de estas últimas. Al fin y al cabo no es otra cosa que un ejemplo más de la desidia que impera en la coordinación sanitaria entre el Servicio Murciano de Salud y los proveedores de empresas privadas. Por ese motivo esta compañera no le dio más importancia a esa llamada ya que es una más de los disparates a los que estamos acostumbrados a ver y oír, y a padecer, por parte del Servicio Murciano de Salud.

Pero no, la semana pasada, la amable "chica del oxígeno", como se la conoce en los ámbitos geriátricos residenciales, volvió a llamar, muy apurada por cierto, para decir que esta vez sí, en el siguiente pedido se retirarían las balas de oxígeno que deben acompañar a cada concentrador de oxígeno por si algo deja de funcionar debidamente. Para el que no lo sepa, que no sería raro, un concentrador de oxígeno es un aparato que filtra el aire del entorno para depurarlo y concentrar el oxígeno que lleva para que los ancianos con enfermedades respiratorias crónicas (EPOC) y graves puedan respirar más y mejor a través de una mascarilla o unas gafas nasales, y no se asfixien al menor esfuerzo. Algunas de estas personas mayores deben llevar este aparato enchufado hasta 20 horas diarias, ya que sin el estaría comprometida su integridad física y su vida. Tal es así, que este tipo de aparatos deben ser prescritos por los especialistas médicos. Además, tal es la importancia de la función sustitutiva de estos aparatos que deben ir acompañados siempre de una bala de oxígeno, que mantenga al paciente vivo por si acaso se rompe el concentrador y se debe esperar al proveedor para que lo arregle o sustituya.

Lo triste de esto es un despliegue de varias cosas. Para empezar, la falta de conocimiento de nuevo, por parte de los pensantes de Sanidad, o como se llama ahora "Salud", de lo que es una residencia y lo que se puede hacer en ellas desde el punto de vista sanitario; así, la chica decía que le habían indicado que les dijera a las residencias que debían ser estas las que compraran con su dinero las balas de oxígeno, como si las residencias fueran las que tienen un EPOC y no los ancianos. Además como si el dinero con el que se debieran comprar las balas de oxígeno no procediera de otra fuente que de los propios ancianos, pagando estos su mensualidad correspondiente. En este sentido se confunde nuevamente los ámbitos asistenciales sanitarios y sociales, ya que las residencias solo son recursos sociales, que ya es muchísimo, pero NO sanitarios, y por ello, y aunque así lo fueran, la atención sanitaria que deben recibir nuestros mayores debe ser GRATUITA y UNIVERSAL, como la reciben los mayores que viven en sus casas. Así, de llevarse a mal puerto esta nueva "iniciativa" de los pensantes de Sanidad, perdón Salud, el anciano que porte un concentrador de oxígeno en su casa, con su correspondiente bala de oxígeno, no por gusto sino por estar enfermo, deberá despedirse de la bala si tiene un grado III de dependencia y debe ir a vivir a una residencia en la Región de Murcia. Así, insisto, si tiene la mala suerte de que hay un corte de luz en la residencia, y los equipos de emergencia eléctrica del centro no funcionaran correctamente, además de echarse a perder las lechugas y tomates de las cámaras frigoríficas, su concentrador de oxígeno no funcionaría y no le proporcionaría el oxígeno suficiente para respirar, y al echar mano de la bala de oxígeno para poder sobrevivir no tendría una disponible como hasta ahora, porque SE LA HAN QUITADO LOS DE LA CONSEJERIA DE LA SALUD, no te lo pierdas oyeeee. Además se evidencia como el juicio clínico de los médicos y sus prescripciones son ninguneadas una y otra vez por los "pensantes" de Sanidad, perdón Salud, ya que la provisión permanente, o de un buen número de horas, de oxígeno debería verse eliminada en caso de que el concentrador de oxígeno se rompiera. Repito, eliminada por unos cuantos "pensantes", que no son ni siquiera el médico de estos enfermos. Esto es éticamente muy reprobable.

Por favor pensantes de Sanidad, perdón Salud, aire..., por favor aire. Dejad a los mayores respirar al menos. Dejad que vivan sus últimos días al menos con oxígeno, que ya le habéis quitado parte de su pensión a través del copago farmacéutico, y del copago de dependencia. Es una situación clarísima de maltrato institucional a nuestros mayores que viven en residencias.

Por favor consejero, o a quien corresponda, con esos "pensantes" en mi pueblo hay una expresión muy chula y muy clara para decir que se vayan a la calle: ¡¡ Aire con ellos hombre !!!

Hala, ya me he quedado en la gloria... me ha bajado la tensión arterial por lo menos 3 puntos en la sistólica y en diastólica...un abrazo amigos

Comentarios

  1. Me parece muy lamentable y patética está situación. Leyendo el artículo me ha dado la sensación de faltarme el aire....desde luego que esto ya es el colmo de los colmos...una auténtica vergüenza e indignación es lo que siento...a ver si recortan de una vez por todas lo que verdaderamente tienen que recortar....no si, al final es cierto que hasta respirar cuesta dinero....Aire para nuestros mayores, por favor! Aire!

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy lamentable y patética la situación que están atravesando nuestros mayores...de jóvenes trabajamos duro pensando que de mayores tendremos una vida mejor, sin aprietos económicos, y qué equivocados estamos....esto es ya el colmo de los colmos...leyendo el artículo sentía hasta la falta de oxígeno por segundos...que empiecen a recortar sí, pero empezando por ellos mismos, eso es lo que tendrían que hacer...AIRE para nuestros mayores POR FAVOR!!!!

    ResponderEliminar
  3. De nuevo la persona sale mal parada. Yo, como hijo de un paciente de EPOC que lleva esas gafas nasales casi todo el día puesto, me gustaría que me dijeran por qué tienen que quitarle el aporte de oxígeno. Ya puestos, le quitamos la insulina a los diabéticos y un problema menos. Pero la culpa no es sólo de la Consejería, no nos equivoquemos, aquí la empresa también tiene mucho que decir, ya que también distribuye gases a laboratorios de investigación, y tuvimos malas experiencias. Probablemente se deba al monopolio que han impuesto aquí en Murcia. En fin, sigamos respirando mientras podamos...
    Por cierto Patricia, un comentario muy interesante.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Objetar es humano

Culpables por amar...

Humanizar las emergencias no es sedar