La verdad está ahí fuera

Hace unos años, en concreto siete, salió publicado en la comunidad autónoma donde resido y realizo la gran mayoría de mi trabajo, un decreto de mínimos emanado de la Consejería de ámbito social,  que regula desde entonces el funcionamiento de los establecimientos destinados a acoger, ya temporal ya definitivamente, a personas mayores. Como no puede ser de otra manera la obligación de los que trabajamos en dichas instituciones era adaptarnos a los preceptos que marcaba, y que sigue marcando, la norma. Entre estos requisitos legales "mínimos" estaba el acondicionamiento de un lugar que estaría destinado a personal y trabajo de índole sanitario, en principio, llamado "Botiquín".

Como buen "mandao" pregunté en la Consejería que trataba el tema social por aquel entonces acerca de las posibles subvenciones (antes había, ¿no lo recordáis?), y me contestaron que sobre temas sanitarios ellos se inhibían porque eran competencia exclusiva de la Consejería de Sanidad. Escuchado esto, me dirigí a Sanidad y me preguntaron que de cual centro de salud u hospital procedía. Cuando les dije que de una residencia, la señorita de información hizo una mueca simulando una sonrisa, y me dijo: "Pero hombre de Dios, ¿Una residencia es un recurso social o sanitario?". Inocentemente no me percaté del tono irónico de sus palabras, y a mi respuesta por la primera de las opciones me dijo claramente que la Consejería para la que ella trabajaba sacaba subvenciones destinadas exclusivamente a servicios de temática sanitaria, y que desde luego no iban dirigidas a las residencias, por ser sociales. Más gracioso fué lo que me dijo cuando le pregunté sobre el lugar en el que previsiblemente darían subvenciones para el fin propuesto: "no tengo ni idea. Supongo que al ser un recurso socio-sanitario, todo esto está por desarrollar".

Mi intención de cumplir con la nueva norma legal recientemente publicada, así como las claras indicaciones de mis superiores de que me encargara de ello, hizo que preguntara a otros compañeros y buscara en internet el nuevo concepto: Socio-sanitario. Los resultados fueron bastante interesantes. En toda España no hay una sola publicación que aclare y defina de manera concreta el término sociosanitario; las que hay son de ámbito autonómico y de tipo claramente descriptivo. Lo más curioso de todo fué comprobar que efectivamente en nuestra comunidad autónoma existía, y existe, un departamento, o servicio, o dirección general, o quien sabe qué, que se encarga de estudiar "lo socio-sanitario", con el guión entre las dos palabras. ¡¡Y está en la Consejería de Sanidad!!. Si Buñuel estuviera vivo habría podido hacer una película con esta temática, seguro. 

A modo de conclusión solo me queda compartir con vosotras y vosotros las dudas que desde hace siete años y medio nadie ha podido resolver. ¿Quién le dijo a la chica de información en Sanidad que una residencia es un recurso socio-sanitario?¿En qué se basó para decir aquello?¿Se lo inventó para despistarme?¿Qué hace un recurso cuyo funcionamiento se parece al del departamento de "Expediente X", el de "Lo socio-sanitario", ubicado en la Consejería de Sanidad?¿Porqué no puede estar en la Consejería de Política Social?¿Qué asesor jurídico revisó el borrador de decreto para no percatarse de estas incoherencias y de los problemas que iba a provocar la intención de su cumplimiento?. Lo que si puedo deciros es que el equipamiento del "botiquín" previsto por el decreto de mínimos fué instalado. Pero sobre todo, a día de hoy, sigo haciendome, a mi mismo y a los oyentes ocasionales, la que para mi es la gran pregunta: ¿Donde está la Consejería del guión?. Cuando hablo de este tema delante de políticos y profesionales de lo social y lo sanitario, en mí comunidad autónoma y en otras, lo único que he obtenido a modo de respuesta son movimientos leves y lentos de afirmación, sonrisas disimuladas y ojos entornados. La última vez incluso me pareció ver al fondo de la sala a un señor con gabardina con un cigarrillo a medias en la boca que me miraba muy fijamente. Solo faltó que Scully y Mulder aparecieran y me dijeran "Carmelo: La verdad está ahí fuera". Ahí queda eso amigas y amigos. Espero vuestros comentarios por si conoceis alguna verdad o el lugar de ahí fuera donde pueda preguntar. Un fuerte abrazo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Objetar es humano

Culpables por amar...

Humanizar las emergencias no es sedar